17/12/67 Primer campeón Nacional: cuando me hice hincha

Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook

por Claudio Avruj

Columnista Invitado

Para mi es mucho más que el recuerdo de un nuevo campeonato ganado. Fue por este título que a mis 8 años me hice hincha de Independiente.

Aunque no creo en casualidades sino en causalidades, nunca sabré si Independiente me encontró a mí o yo a él.
Lo cierto es que ocurrió y estoy agradecido a la vida que así fuera y que siga pasando en el presente. No podría ser de otra manera, no lo imagino.

Mi padre era futbolero, de River y plateista. Domingo por medio cada vez que jugaba de local me llevaba junto a mis hermanos al Monumental.

Todo estaba preestablecido para que yo siguiera esa tradición. ¡Pero no!.

Sucedió de pronto como suelen ocurrir las cosas maravillosas en la vida y es de los recuerdos más bellos que atesoro y que vuelven una y otra vez como si no hubieran transcurrido ya 53 años con todas sus cosas.

Los fines de semana de verano era un clásico ir en familia a la quinta que mi escuela primaria, tenía en San Justo donde nos encontrábamos todos, los padres y los chicos, e incluso docentes donde las risas, los juegos y las conversaciones nos formaban y contenían. Era darle sentido a la vida en comunidad y valorar lo importante de las instituciones. Eso aprendí de muy chico.

Aquel domingo de sol, una semana después del campeonato, mi papá se detuvo como siempre en una panadería de San Justo pues según él allí vendían el mejor pan para los chorizos.

En la espera, sentado al volante del Peugeot 403 azul jugando a manejar, mis ojos se quedaron clavados en el póster de la Revista El Gráfico que a todo color colgaba brillante en el puesto de diarios que estaba en la puerta de la panadería.

Santoro, Monges, Pavoni, Ferreiro, Pastoriza, Acevedo, Bernao, Mura, Artime, Savoy y Tarabini con sus camisetas rojas rabiosas de botones con cuello y bolsillito blanco sobre el corazón y su actitud ganadora me sedujeron.
El título grande en letras de molde decia: “Independiente Primer Campeón Nacional”

Fue en ese momento cuando nació ésta identificación incondicional que renuevo día a día y que disfruto más aún hoy cuando mis hijos la continúan y comparten.

Ese póster único e invalorable presidió por años la pared de la habitación que me correspondía junto a decenas de tapas de revistas y fotos que fui coleccionando

Mi viejo me lo compró ese fin de año sin jamás reprocharme no seguir su pasos. Con el tiempo supo disfrutar conmigo mi felicidad.

El póster se me perdió entre tantas mudanzas y hoy mientras busco conseguirlo nuevamente me quedo observándolo con la misma fascinación de la primera vez cada vez que me cruzo con una foto de aquel equipo.

Sé que todos tenemos historias propias, fuertemente guardadas en la memoria y el corazón ligadas a campeonatos y partidos memorables y es por eso que recordar una fecha y un logro en especial no puede ser nunca pensado en detenernos en el pasado, sino poder agradecer ese tiempo vivido y exigirnos para honrarlo en el presente y el futuro.

Es así de sencillo, así de significativo.

Yo apuesto a ese camino porque antes que nada soy un eterno agradecido que Independiente y yo nos hayamos encontrado.

Todo nació con un enorme campeonato y un póster que para mí sigue siendo gigante y tan grande como Independiente merece siempre ser visto y reconocido:

¡GRANDE ENTRE LOS MAS GRANDES!

@clauavruj

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

80