Debíamos este homenaje a “Pepé” Santoro y al “Chivo” Pavoni

Cómo ver en vivo el homenaje a Santoro y Pavoni
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook

por Claudio Avruj

Columnista

Es Independiente por encima de todo.

Tenemos que aprender a disfrutar de las acciones cuando son positivas más allá de quienes la producen. Se trata de aprender a despersonalizar y poner en el valor justo el peso de lo institucional. Es Independiente quien homenajea a sus ídolos, de los más grandes que posee que pusieron su firma indeleble en las páginas más hermosas de nuestra historia. Son, seamos sinceros, de los últimos ídolos que supimos atesorar.

Después de ese grupo selecto que integran junto a Bochini, Bertoni, Pastoriza y más acá Milito y Agüero, institucionalmente no hubo capacidad de favorecer el desarrollo de esos hombres que superaran la dimensión de crack para penetrar en la memoria y el alma del hincha para siempre.

No es una acción pequeña, al contrario. Son hechos puntuales de agradecimiento, de reconocimiento, de manifestación de respeto. Es la muestra de afecto que siempre debe estar presente en nuestra manera de relacionarnos.

Cuando de chico, y por muchos años, me preguntaban a qué tribuna iba, yo respondía a la víscera del escudo, y me paraba tres escalones antes del viejo foso, bien cerca del poste derecho del arco. Ansiaba verlo a Pepe Santoro. Verlo ahí cerquita era lo máximo en los 90 minutos. En ese arco también vi una y mil veces a Pavoni ejecutando penales y tiro libres como pocos y me sorprendía con su autoridad en la defensa.

Fueron los grandes que motivaban ir a la cancha en cada partido. Fueron los grandes que aseguraban buenas tardes y noches de futbol de calidad, de entrega y pasión incluso más allá de una derrota posible.

Muchos años después cuando se inauguró el Libertadores, esa noche frente a Colón, estuve con mis hijos en la SUR. Mi hijo Jonathan, por esas cosas de la suerte, fue la tapa de Clarín y OLE al día siguiente dejándome un recuerdo invalorable.

Ahora esas dos tribunas, tendrán nombre y apellido. Serán la Santoro y la Pavoni. Siempre consideré que los homenajes y reconocimientos deben hacerse en vida y puedo sentir las sensaciones internas que ellos dos deben experimentar viendo pasar las películas de su vida,las miles de voces y miles brazos que nunca dejaron de saludarlos y reconocerlos.

A partir de ahora en cada partido el añorado PEPEEEE, PEPEEE, y CHIVOOOO, CHIVOOOO, con el que lo recibíamos los que tuvimos la dicha de disfrutarlos desde esas tribunas cuando aparecían en el campo de juego, en cada atajada decisiva y en cada gol de penal o tire libre, volveremos a escucharlos y sentirlo adentro nuestro.

La historia se construye con hombres con nombres propios y no nos está permitido olvidarlos, menos aun cuando hicieron las cosas bien y nos hacen sentir orgullosos de nuestra identidad. Esos hombres son los que debemos tener siempre presentes.

La historia no solo hay que contarla, hay que vivirla en el presente, recrearla. El sábado viviremos una acción que nos hace bien, fundamentalmente porque es un acto de justicia y es un acto inspirador para siempre. Lo simbólico tiene un valor sustancial. Disfrutémoslo.

@clauavruj

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

80