El Rey de Copas es el que se liberó primero

Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook

por Miguel Wiñazki

Columnista Invitado

Había una vez, cuando comenzaba el Siglo XX y el agua del Riachuelo todavía era limpia, un club de fútbol de una sastrería.

Jugaban los empleados más antiguos, a los pibes que también trabajaban allí se los remitía al rol de espectadores. Y entonces se independizaron. Muy simple, no hay jefes.

Si no nos quieren armamos nosotros lo nuestro. Y así nació Independiente.

Con ese espíritu, el del trabajo, el del emprendimiento y el de la emancipación. Y en ese acierto originario vive como una fuente que sigue generando flujos de aquel espíritu, el alma de siempre del Rojo. La fuerza, la decisión y la libertad.

Y por eso somos los mas grandes de la LIbertadores. Porque nos liberamos primero.

@MWinazki

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

80