Pensar la crisis como oportunidad

Cuándo vuelve el fútbol en la Argentina
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook

por Claudio Avruj

Columnista

Toda crisis tiene tres elementos, 1)una solución, 2)una fecha de caducidad, 3)Deja una enseñanza para la vida.

A nadie escapa que nuestro Independiente, el de los socios y el de los hinchas, vive una crisis muy profunda y que es consecuencia cuando de al menos tres factores a) una larga historia de más de 20 años erráticos y frustrantes b) una coyuntura de país absolutamente desfavorable e imprevisible. c) un estilo de conducción personalista y que adolece de falta de confianza.

No hay crisis que se generan de un día para otro y nadie en el mundo Independiente puede sentirse asombrado o sorprendido que las situaciones se precipiten. Los problemas eran conocidos.

Siendo principalmente un club de fútbol, por supuesto que debemos aspirar a tener el mejor plantel, pero por sobre ello y ante ello debemos tener sino la mejor si una institución seria y ordenada.

Y esa es la primer solución para esta crisis. Ordenar la casa. Saber que se puede hacer, como y conque. Quizás estas salidas, a veces imprevistas o intempestivas vayan en ese camino, doy el beneficio de la duda. Y si no es así ahora, la misma lógica de la problemática lo exigirá.

El segundo elemento de la crisis es la caducidad. Independiente tendrá elecciones en Diciembre del 2021 en principio, las campañas electorales, búsqueda de candidatos y armado de equipos y programas comenzará en breve. Habrá conversaciones, acuerdos y desacuerdos y los socios diremos cómo queremos seguir. Saber qué hay fecha nos debe llamar a la calma a todos.

Porque no hay ni habrá personas ni personajes con superpoderes que traigan soluciones mágicas. Nunca los hubo, y a los que se autoproclamaron mensajeros de los buenos tiempos se los tragó la historia.

Un proceso preelectoral sano y maduro nos ayudará a salir de la crisis. No es tiempo de gritos ni de azuzadores de vientos.

El tercer elemento de la crisis es la enseñanza.

Debemos recordar que la conducción anterior como las que le precedieron no llegaron por generación espontánea. Fueron buscados, elegidos y reelegidos sabiendo sus criterios y sus formas, sus modos y sus pensamientos. Trajeron tiempos buenos al principio, quedarán obras importantes y habrá problemas muchos por resolver.

La conducción actual, es bueno recordarlo fue llamada con acuerdo de muchos para salir de una situación crítica.

Deberemos aprender entonces que no es suficiente elegir un hombre o un nombre, que no sirve más dejarse encandilar por una individualidad y un poder propio que pueda reflejar sea este empresarial, sindical o político. Ello per se no es garantía de nada.

En las próximas elecciones deberemos elegir primero un proyecto, el mejor de todos, que sea posible, creíble, que tenga principios de realidad, que este sostenido por equipos de gente con nombre y apellido, reconocidos por su profesionalismo y seriedad y que ese programa y ese equipo pueda tener un liderazgo que pueda conducir. Que imponga para siempre en Independiente una cultura de diálogo, de consensos, de respeto, de orden y organización, de cumplimiento de los compromisos asumidos y la palabra empeñada.

Un liderazgo que viva a Independiente con la cabeza y el corazón para que todos lo disfruten y se sientan orgulloso.

Las crisis son oportunidades.

Me gusta pensar así porque sé que es así.

@clauavruj

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

80