¡Volvemos a jugar, nos volvemos a ilusionar!

Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook

por Claudio Avruj

Columnista

Este sábado jugamos.

Como pocas veces no habrá de importar que sea amistoso.

Este sábado jugamos y no habrá un solo hincha que no esté expectante y agradecido por ese instante de tan solo 90 minutos que los saquen de sus preocupaciones diarias y lo alejen de las tribulaciones y desencantos que Independiente le dio como pago a su incondicionalidad en estos seis últimos meses.

No tiene relevancia si es amistoso.

El momento que volvamos a ver la camiseta roja parada en el campo de juego y el silbato del árbitro autorice a hacer correr la pelota será después de mucho tiempo un momento de felicidad plena.

Como escribió Eduardo Galeano: “Una vez por semana el hincha deja su casa y asiste al estadio. Flamean las banderas, suenan las maracas, los cohetes, los tambores, llueven las serpentinas y el papel picado, la ciudad desaparece, la rutina se olvida, sólo existe el templo”.

No estaremos mañana en el Libertadores de América pero cada televisor será una extensión de él en nuestras casas; no estaremos solos en nuestras soledad obligada. El WhatsApp será la Caldera del DIablo. Servirá para comentar con nuestros abuelos, padres, hijos y amigos, cada jugada, cada gol hecho o perdido. Podremos compartir lo que nos significa volver a reencontrarnos, volver a sentir fútbol. Volver a reconocernos unidos bajo la bandera Roja y Blanca convencidos que este capítulo de pesadilla institucional pasará para dar lugar a algo mejor. Será también el momento de recordar y agradecer a quien la maldita pandemia nos quitó de nuestro lado y nos privó de la alegría de disfrutar juntos al Rey de Copas.

¿Es un amistoso?

Que importancia tiene. Este sábado juega el Rojo, y volvemos a ilusionarnos.

Continúa Galeano: “Aunque el hincha puede contemplar el milagro más cómodamente, en la pantalla de la tele, prefiere emprender la peregrinación hacia este lugar donde puede ver en carne y hueso a sus ángeles batiéndose a duelo contra los demonios de turno”.

Mañana no será así. Cada casa será el bendito templo del Libertadores.

Pero será igual, estaremos pendientes, ilusionándonos, empujando la pelota, alentando y diciéndonos: Que importa que sea amistoso, que bueno volver a verte Rojo de mi vida.

Claro que si!!!

@clauavruj

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

80