Seguinos en nuestras redes

Noticias

Independiente de Avellaneda, un club con personalidad

El fútbol en Argentina es una religión que tiene tantísimos creyentes. No importa las diferencias sociales, el sexo, la política o la religión. No hay elemento más socializador que un balón. La pelota cohesiona, crea las historias y funciona como un código de adhesión para el pueblo. En ningún lugar del planeta se disfruta este deporte con la fiebre que se vive allá. Cada fin de semana el esférico paraliza el país y en él se encuentran algunas de las canchas más impresionantes.

Precisamente uno de los más grandes, el tercero en cuestión de toda Argentina, puede albergar a 55.000 personas cada domingo que juega El Rojo. Es el estadio del Independiente de Avellaneda, uno de los clubes más exitosos a lo largo de la historia en el territorio nacional. Su rivalidad histórica con Racing, de ahí el Clásico de Avellaneda, es una de las más conocidas en el panorama futbolístico a nivel mundial. En la actualidad, el equipo ahora trabaja en la búsqueda de un nuevo entrenador para afrontar la próxima campaña tras la salida de Domínguez.

Lejos del césped y haciendo un poco de repaso histórico, Independiente puede presumir de ser el único equipo de futbol en haber viajado al espacio. Un banderín del club viajó en el Apolo XI y el club como respuesta a este gesto hizo socios honorarios a los tres astronautas que emprendieron este viaje. Como bien sabido es, uno de los tres astronautas era Neil Amstrong y tras este expedición, visitó Buenos Aires para agradecer al club el gesto que tuvo con toda la tripulación. Un simple gesto que dio la vuelta al mundo y agrandó todavía más si cabe la masa de aficionados de Independiente. A día de hoy, se estima que son más de 4 millones de hinchas en toda Argentina. Cifra que solo superan Boca Juniors y River Plate. Por lo tanto, se considera el tercer simpatizante entre los aficionados al balompié en el pueblo argentino.

Ser de Independiente es sinónimo de ser exigente. Paladar Negroes una expresión que nace precisamente de la exigencia del público del Rojopor presenciar cada domingo un fútbol de quilates sin importar como en tantos otros sitios el resultado. Es decir, disfrutar de la práctica por hacer del fútbol un deporte exquisito. El nivel de juego siempre estuvo por encima de todas las cosas. Una cultura muy similar a la que instauró Johan Cruyff en el F.C.Barcelona o en el Ajax de Ámsterdam.

Un rasgo que le hace distinguido ya no solo en Argentina sino también en la Ciudad de Buenos Aires. Uno ni se puede imaginar la de equipos que cohabitan en la capital. El dato lo dice todo: el fervor es tal que ninguna ciudad del mundo alberga tantos estadios de fútbol como Buenos Aires. Nada más ni nada menos que 18 y ahí Independiente marca la diferencia: por el calor de su gente y por su concepción del juego siempre tan distinguida del resto.

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80