Seguinos en nuestras redes

Noticias

La trama secreta del “Cordobazo” rojo

Este 25 de enero se cumplen 43 años de aquel “Cordobazo” rojo. Aquella épica noche en la cual Independiente, con 8 jugadores, logró empatarle a Talleres como visitante y consagrarse campeón, en el día del cumpleaños de Ricardo Bochini.

Al respecto, el periodista Cherquis Vialo contó los entretelones secretos de la epopeya, con una historia previa desconocida hasta hoy en día.

“Esta incomparable proeza comenzó el lunes 23 de Enero de 1978, con el siguiente diálogo telefónico”, dijo el historiador, en Infobae.

Julio Grondona: -Hola Pato, buen día,…buen día, ¿cómo andas?

José Omar Pastoriza: Bien Julio, bien…Hoy hacemos el último entrenamiento y a la noche nos vamos a Córdoba…

-Bueno, fíjate –el “fíjate” de Grondona era una imposición, no una alternativa voluntaria- si podés pasar por el negocio así hablamos de algunas cosas que te quiero decir.

“Los clientes de la ferretería Lombardi y Grondona – ubicada en Independencia 539 de Sarandí- no podían creer que entre ellos, cerca del mostrador, se hallara José Omar Pastoriza, cuádruple campeón con la camiseta de Independiente. El ídolo y el caudillo se habían fundido en un joven director técnico tras su exitoso paso por el Mónaco de Francia, país donde había completado el curso de entrenador”, narró el exvocero de la AFA.

-“Ya estoy aquí, Julio”, le avisó el Pato a Grondona quien se hallaba cerrando una venta de alambre tejido.

– “Vení, pasa por aquí y subí las escaleras que charlamos en el living, le indicó Don Julio señalándole la angosta puerta que comunicaba el negocio con la vivienda.

Ya sentados y mientras Nelly –la esposa de Julio- les servía algo refrescante para tomar, Grondona puso un cuaderno sobre la mesa ratona, se colocó los primeros lentes que le habían recetado mientras transitaba los 42 años y aflojando el tercer botón de su guayabera paraguaya color celeste, le dijo a su protegido entrenador:

– Escuchame bien Pato; la mano en Córdoba viene jodida. Hay ahí un general Menéndez que está en el Tercer Cuerpo de Ejército tocando todos los botones y apretando a todo el mundo para que Talleres sea el campeón. La jugada es doble, “palito y carambola” porque si Talleres sale campeón, lo empujan al presidente del club –Amadeo Nuccetelli- para que después del Mundial, sea el uno de la AFA ya que Cantilo (Alfredo Francisco, titular de AFA hasta Octubre de 1979) se irá y ya sabes que cualquier asamblea levantará la mano para votar al candidato de los milicos.-

– Y nosotros que tenemos que ver Julio con eso, afloje.- Y continuó Pastoriza: “Empatamos aquí 1-1, ellos tienen un buen equipo pero nosotros somos mejores, tenemos que salir, jugar y demostrarlo, nada más. Es fútbol Julio, usted lo sabe mejor que nadie, si nos levantamos bien, jugamos tranquilos, hacemos lo que tenemos que hacer ma’ que general Menéndez, ni general Pistola. Julio, tenemos que ganar, nada más. Y si no ganamos, debemos hacer más de un gol. Somos Independiente, esto me lo enseñó usted Julio, no le de bola, tranquilo…”, concluyó el técnico.

– Esperá, esperá que hay más -le dijo Grondona abriendo el cuaderno. Y leyendo textualmente el informe que había pedido y le habían escrito recitó respecto del árbitro designado para la revancha:

– Ojo Pato, mirá lo que dice aquí : “… Desde la gran aparición de Talleres en los torneos nacionales a partir de 1974, Roberto Osvaldo Barreiro – refiere al árbitro- lo dirigió en 6 partidos oficiales; nunca perdió, ganó tres veces y empató tres veces”. Y mirá esto: en cuatro de esos seis partidos les cobró un penal a favor y expulsó a cuatro de los rivales contra uno de ellos (Talleres).

La respuesta de Pastoriza sostuvo el tono de indiferencia:

-No pasa nada Julio, déjelo así, no se caliente.

-Yo no me caliento, yo te digo nada más que tenemos que cuidarnos. Escuchá esto que me imagino lo sabés pero nunca lo hablamos: este muchacho (Barreiro) dirigió la otra semifinal y viste lo que pasó: cobró un penal para Talleres faltando 7 minutos y le echó un jugador a Newells y con el empate pasaron ellos. Eso es lo que te quiero decir: el hombre te cobra penales dudosos y te expulsa jugadores con cualquier excusa; tenemos que estar preparados porque el pito va al bombo- concluyó Grondona.

– A ver Julio, todo lo que me dijo ya lo sabía y lo entiendo, pero le pregunto: ¿qué quiere que haga?.-

– Nada, que hables con los jugadores para que empecemos con once y terminemos con once, nada más.-, finalizó Grondona recordándole que hacia la noche se verían en el aeroparque para abordar el vuelo de Austral programado para partir hacia Córdoba a las 19.50.

“Frente a la magnitud del acontecimiento la revista El Gráfico desplazó a cuatro periodistas y a cuatro fotógrafos”, recordó Vialo. Uno de ellos, el director del medio, se ocupó de reflejar el partido. Y entre otras cosas expresadas con sabiduría, Héctor Onesime, escribió: “…El triunfo de Independiente desafía a la justeza de nuestra memoria y a las amarillentas (e infalibles) hojas del archivo. Nunca se vivió, tal vez nunca se vuelva a vivir, un acontecimiento futbolístico rodeado por tanto dramatismo, color y emotividad. Nunca una provincia estuvo tan sumergida de cuerpo y alma a una ilusión que ya era – casi – una pletórica realidad. Nunca “tan pocos hicieron tanto” como ese puñado de casacas rojas desteñidas por el sudor y el llanto. Este campeón nacional ha conmovido a propios y extraños. Su grandeza se puede dimensionar en el cálido y elogiable aplauso con que los cordobeses lo despidieron de la cancha. Así es, entonces, como la justicia se siente más contenta. . . “. Y aquella crónica continuaba:

“…Mil imágenes se atropellan en mi mente reclamando prioridad. Escojo una. Y lo veo a Pastoriza cruzar corriendo la cancha. Haciendo que Bochini desaparezca en su pecho tras un abrazo de infinito y sublime vigor. Lo sigo viendo al Pato después del partido en su carrera hacia la minúscula porción de tribuna que tremolaba en rojo. Como un niño atravesando potreros con saltos de clown y el éxtasis estallándole en la cara. Este Pato Pastoriza de la noche inolvidable no puede encontrar frenos, acaso no quiso encontrar frenos. Porque sabía que en el fondo no ofendía ni agraviaba. Era la íntima e irrenunciable satisfacción de haber llegado hasta los límites del milagro, descontando que todos (aún los vencidos) respetaban y comprendían su actitud. Ese canto no puede ser ofensa. Porque los himnos nunca ofenden…”.-

Tras las expulsiones, Grondona, quien era el presidente del club, se tiró desde el palco hasta alcanzar el alambrado y aferrándose del mismo, detrás del banco lo hizo llamar la Pato; cuando lo tuvo cerca y podía escucharlo le gritó: “Ni en pedo se vayan del campo, por favor ni locos, terminemos el partido, terminemos este partido Pato, decile a los muchachos que sigan jugando…”. El técnico encontró una frase oportuna y desafiante para que sus dirigidos continuaran: “Nos quedamos a jugar, nosotros somos hombres, morimos peleando, vamos, vamos, a jugar, no pasa nada…”. Y la crónica del entrañable Hector Onesime en El Gráfico del 31 de Enero, describía el desenlace del histórico match:

”Pastoriza toma las planchas metálicas con los números para los cambios. Hay dos alternativas: reforzar la defensa para evitar el bochorno de una goleada humillante o jugarse a alguna chance de triunfo. Pastoriza opta por esto último con gran sagacidad. Ingresa Biondi para esconder la pelota en su habilidad. Ingresa Bertoni porque si algún resquicio queda para soñar con el empate, Bertoni puede ser un buen aliado. Pastoriza jugó a ganador. Y ganó. Fue el momento cumbre de la aventura cuando ocho se atreven a once. Cuando la epopeya va tomando forma en Bochini, en la pared con Bertoni, en el acompañamiento de Outes, en la proximidad con Biondi que devuelve, en el zurdazo definitivo del Bocha. Y ganó…”-

“Se cumplen 43 años de esta epopeya y la emoción perdura cada vez que los destellos de la memoria transitan la evocación. Cómo olvidar aquel vestuario de hombres simbolizando la dignidad. Veo a Galván con el brazo derecho ensangrentado tras haber roto de un puñetazo el vidrio después que Barreiro – quien dirigió 3 partidos más y dejó el arbitraje – lo expulsara. Y a Trossero jurando que jamás insultó al árbitro, a pesar de lo cual le dieron 20 fechas de suspensión (15 a Larrosa y 20 a Galván). Y recuerdo a esos gigantes alrededor del Bocha, cantándole la canción del cumpleaños. Frente a hombres así no hay “decreto” que valga. Siquiera de un general genocida”, ponderó Cherquis.

“Volverá la gloria a Independiente. Será en Avellaneda el día que imaginariamente un joven plantel dibuje en el espacio las siluetas miticas de Santoro, Marangoni, Pastoriza, Bertoni, Hacha Brava Navarro, Villaverde, Galván, Pavoni, Trossero, Bernao, Burruchaga, Mura, Larrosa, Clausen, Pancho Sá, Percudani, Maldonado… Volverá la gloria a Independiente. Y en el recuerdo de todas esas glorias estará Bochini, el más grande de todos. Feliz Cumple Maestro…”, concluyó.

Por Nicolás Gallardo ✍

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80