Seguinos en nuestras redes

Noticias

Omar De Felippe: “Somos parte de la historia, buena o mala, pero nosotros sentimos orgullo por lo que fuimos a hacer”

El ex entrenador del Rojo y una entrevista que conmueve.

Omar De Felippe, ex combatiente de Malvinas, habló en esta fecha tan especial.

Hablar es un homenaje a ellos. A mí me cuesta cuando me dicen héroe, no me la creo. El dolor es muy grande por los que no están. Se lo que sufrimos, lo que vivimos, el dolor de todas esas familias que no vieron más a sus padres o sus hijos. Muchos no tuvieron la oportunidad de volver a insertarse en la sociedad y se suicidaron”, inició sus declaraciones el ex técnico de Independiente.

Consultado por qué situación vive el ex combatiente, respondió: “Muchos compañeros siguen trabajando para que los veteranos estén mejor. En cuanto a lo social tenemos un reconocimiento muy distinto. Fuimos escondidos durante muchísimos años. Esto era un poco lo que necesitábamos. Somos parte de la historia, buena o mala, pero nosotros sentimos orgullo por lo que fuimos a hacer”.

Y siguió: “Más que el reconocimiento, hubiéramos necesitado contención. Uno a través de los años va descubriendo diferentes cuestiones. El fútbol me salvó la vida. Yo me crié sin mi viejo y estaba todo el día en la calle. El fútbol me enseñó a luchar por cosas. Cuando volví me dio la posibilidad de reinsertarme. Muchos compañeros que decidieron no estar, fue porque no tuvieron esa posibilidad y no se la brindamos tampoco.  Cuando volví, me pasó de ver muchos pibes mal psicologicamente. Nos encontramos 16 años después. Nos juntamos alrededor de 60 de los 150 que éramos. Muchos no quisieron venir, no querían ni escuchar de nuevo de Malvinas. Pero a otros nos hizo falta empezar a escucharnos y entendernos.

En diálogo con el Súper Mitre Deportivo, analizó la situación de esta “guerra moderna”: “Tratar de difundir el Covid-19 como una guerra, es para tomar consciencia. En Malvinas, vos te jugabas la vida por el tipo de al lado. En esta situación, quizás a mí no me pase nada con el virus, pero si lo llevo a otros lados, puede ser un desastre. Eso se intenta transmitir. Yo se lo puedo llevar a mi vieja, que tiene 80 años, que no la veo hace 20 días y tengo que tomar mis recaudos. Lamentablemente hay gente que quiere hacer una vida normal, pero hoy tenemos que entender esta realidad, respetar al otro. Es una guerra distinta a Malvinas. A partir de esto, vamos a tener que modificar muchísimas cosas. Nos ha servido para valorar y disfrutar lo que es la vida, nos hace extrañar cosas básicas como sentarse en un parque y mirar un poco el sol”.

 

Omar De Felippe, un héroe de Malvinas

 

Ante la pregunta de Gabriel Anello, si sentía que los habían entregado, contestó: “Quiero pensar que no, pero si haces un análisis que yo me considero incapaz de hacer, ¿estábamos realmente convencidos de recuperar las Malvinas?. No sé si fue una decisión por recuperarlas en sí o por lo que se vivía acá”. Y agregó: “Yo no mandaría jamás a mi hijo a hacer lo mismo, antes voy yo en su lugar con 80 años, ¡mi hijo no!”.

Interrogado por cómo vivió el hecho de estar en el frente de batalla, respondió: “Yo tuve el orgullo y honor de combatir. Nos pasamos los días sentados en un pozo, escuchando caer las bombas. No se puede explicar lo que te hace psicologicamente, estas rezando que las bombas no te caigan. Las escuchas como si te cayeran entre los pies. No dormís, prendías un cigarrillo esperando que terminara y no te caiga a vos“. Y sobre su labor, declaró: “Yo era apuntador de ametralladora de la tercera sección y tiramos mucha municiones. Tiraba a una distancia de 1800 metros, no puedo darte la certeza si mate a alguien o no, porque no veía. Algunos la pasaron peor de lo que me tocó a mí”.

¿Qué es peor: el hambre, el frío o el temor?: “Es una conjunción de todo. En cada momento te tocaba vivir alguna de esas situaciones. Cuando había un poco de sol era sacarte las medias, lavarlas, secarlas y estar listo para el día siguiente. Si algún día repartían comida y no nos llegaba, íbamos a la cocina a raspar las ollas, o comíamos lo que habíamos robado de alguna casa y lo racionábamos”.

No me interesa decirles nada a los militares, si me los cruzara. Pero hay 632 pibes que están allá, no hay que olvidarse de eso. No soy partidario de la grieta, no me interesa la política, veo lo que esta bien y lo que esta mal no importa de que lado sea”, decretó.

Para finalizar, De Felippe contó una anécdota, sobre una persona muy especial para él en las islas: “El “Negro” era Rambo. Era una persona que vivió Malvinas como lo máximo. Salía por las noches solo, a buscar comida y siempre tenía algo. Manejaba muy bien las armas y nos ayudó mucho. Una tarde que estábamos limpiando armamentos, se acercó y nos dijo: ¿no se comerían un mantecol?. Se fue y volvió con uno para cada uno. Nos queríamos morir, no lo podíamos creer. Los terminamos de comer y nos dijo: ¿quieren más?. Preparamos un robo y fuimos ocho soldados con él al frente, cortamos un candado con una sierra, entramos y nos llevamos un bolso lleno de comida, cigarrillos, latas de dulce. Con eso comimos unos 25 días. Siempre le agradecí al Negro, un vago de la calle. Cuando fuimos a combate, él con otros cuatro soldados más quedaron aislados y rodeados de tropas inglesas. Volvieron retrocediendo y combatiendo no sé cuantos kilómetros y al Negro le dieron una medalla por su labor. No tenía miedo, para mi fue un grande y ese fue un héroe en serio. 

 

Escuchá la anécdota completa: https://www.instagram.com/tv/B-gZNDPJEgi

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80