Seguinos en nuestras redes

Noticias

Partidazo copero para el recuerdo

En Soy del Rojo recordamos un partidazo de Libertadores.

Un 24 de abril, en el año 1984, se jugaba un partido que quedaría grabado en la historia copera de Independiente. El notable equipo de Pastoriza recibía en su cancha a Olimpia de Paraguay, casi con la obligación de vencerlo para avanzar a la fase final de la Copa Libertadores. Luego de estar abajo en el marcador hasta los 74 minutos de juego, lo remontaría en el último minuto con una obra maestra a manos de Barberón, Bochini y Bufarini.

Este encuentro sería clave en el camino al título, de aquí en más el Rey de Copas no perdería hasta levantar la, ya lejana, séptima.

Era el último partido del Grupo 1 para Independiente, que iba a recibir a Olimpia de Paraguay, el único equipo que lo había derrotado y con quien compartía la punta, aunque el conjunto paraguayo tenía un partido menos. Completaban la zona Estudiantes y Sportivo Luqueño, ya sin posibilidades de avanzar. Como pasaba de ronda únicamente el primero, el Rojo tenía que ganar y esperar que Olimpia no goleara en La Plata en su último encuentro, ya que contaba con una importante diferencia de gol a su favor.

Independiente formo esa noche con Goyén; Zimmermann, Villaverde, Trossero, Clausen; Giusti, Marangoni, Burruchaga, Bochini; Barberón y Sánchez.

A los 60 minutos ingresó Bufarini por Sánchez.

1′ – (1-0) Independiente sale con todo y se pone en ventaja con un gol de Marangoni de cabeza luego de un córner, superando a un arquero que dudó.

17′ – (1-1) Goyén ataja un mano a mano, vuelve a salvar y queda adelantado. Guasch empata para Olimpia con un buen remate desde afuera del área.

El primer tiempo terminó 1 a 1 porque no pudo entrar el disparo de Marangoni al palo y el arquero Almeida se convirtió en figura atajando una pelota tras otra.

54′ – (1-2) Benítez de penal pone arriba a Olimpia después de una falta de Zimmermann.

74′ – (2-2) Burruchaga empata de penal, buen disparo cruzado contra la pared del arco.

89′ – (3-2) Barberón recibe la pelota por la derecha, se la deja a Bochini que la retiene mientras cruza toda la cancha, el “Bocha” lo asiste de zurda en el momento justo y Barberón habilita a Bufarini que ingresaba solo por adentro del área para convertir el gol del triunfo.

El Rey de Copas lograba un triunfo importantísimo en una de sus típicas noches coperas.

De esta manera pasó de estar prácticamente eliminado a liderar el grupo, debido a que Olimpia derrotaría por la mínima a Estudiantes en La Plata, cuando necesitaba golear 4-0 para alcanzar la diferencia de Independiente.

También pudo mantener el invicto en su cancha contra equipos extranjeros por Copa Libertadores, parece increíble pero durante décadas jamás cayó en la Visera enfrentando a un rival de otro país ¡y en el medio ganó sus 7 copas!

En la Doble Visera la mística jugaba mucho

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

80