Sebastián Penco: “Me arrepiento de haberme ido porque no sé si voy a tener revancha”

Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook

Sebastián Penco recordó su paso por el Rey de Copas.

El delantero comenzó hablando en Muy Independiente sobre la actualidad a nivel mundial: “La situación está complicada como en todos lados. Acá en Perú hay muchos infectados. Se están barajando muchas posibilidades de reanudar el torneo, pero primero hay que esperar a ver qué dice el Gobierno“.

El goleador hizo referencia a un encuentro clave en la B Nacional: “Si no sumábamos en ese partido con Ferro, no teníamos chances de nada. Ese punto nos dio vida para seguir haciendo las cosas bien. Si confiábamos en nosotros mismos, podíamos lograr el objetivo de devolver a Independiente a Primera“.

Y continuó: “El objetivo estaba bien claro, pero todos los días había un problema nuevo en el club. Había que enfrentarlo y después dar la cara en el campo de juego. Nosotros veíamos a los rivales antes del partido y jugaban de una manera. Después, llegaba el día y jugaban el encuentro de sus vidas. Había que esforzarse tres veces más de lo normal para tratar de ganar. La presión era gigante. Creo que ese año le sacó dos o tres años de carrera a cada jugador porque fue una locura, pero valió la pena. No me arrepiento“.

Al ser consultado por su llegada al club, expresó: “Cuando me surgió la posibilidad de ir a Independiente, ni lo dudé. Sabía que era mi oportunidad para jugar en un equipo grande. He conseguido otros equipos por haber jugado en el Rojo“.

Al mismo tiempo, Motoneta se lamentó: “Fue una lástima que se haya ido Miguel (Brindisi). Tuvo que pagar los platos rotos de un club que venía en caída. A la larga, nos acomodamos y tengo los mejores recuerdos de él“.

Sobre su salida, Penco aseveró: “Independiente me compró y me hizo contrato por dos años. Cuando me faltaban seis meses para terminarlo, sabía que el técnico no me quería y decidí irme. Me arrepiento de haberme ido. Fue una decisión mala. Disfruté mucho estar en el club y no sé si voy a tener revancha“.

Por último, recordó el clásico ante la Academia: “El marco del partido con Racing ya era hermoso. Creo que entramos dormidos, nos hicieron el gol rápido y era todo incertidumbre hasta que nos pudimos acomodar y le hicimos los dos goles juntos. Ese tanto para mí fue un desahogo enorme. Cuando vi que la pelota quedaba ahí adelante, me tiré con todo a desviarla y cuando vi que entraba, fue una locura“.

80