Seguinos en nuestras redes

Retro

Campeón intercontinental de visitante

Un 28 de noviembre como hoy, pero del año 1973, el Rey de Copas lograba una de sus tantas hazañas imposibles: salía campeón del mundo jugando un solo partido de visitante ante la poderosa Juventus de Italia, con árbitro europeo (que influyó) y sin recibir premios. El héroe, quien sino, fue Ricardo Enrique Bochini, autor del gol (azo) del título después de una serie de paredes con Daniel Bertoni.

Independiente había ganado una de sus Copas Libertadores más dramáticas, venciendo en el desempate al duro Colo Colo de Chile, y era el bicampeón de América.

En Europa el Ajax también repetiría el título pero por problemas de calendario no pudo participar de la Copa europeo – sudamericana (Intercontinental), en su lugar aparecería el subcampeón, una gran Juventus.

La situación no fue fácil, los italianos propusieron jugar en su país, pero sin tener que trasladarse a una revancha a otro lugar, un partido único, un absurdo en la historia de una copa que se jugaba ida y vuelta en Sudamérica / Europa. De todas maneras Independiente aceptaría, era una desventaja muy grande y más cuando se eligió un árbitro y hasta la pelota europea.

Al Rey de las Hazañas no le quedó otra que jugársela en el Olímpico de Roma, saliendo a la cancha con: Miguel Ángel Santoro; Eduardo Commisso, Miguel Ángel López, Francisco Sá, Ricardo Pavoni; Rubén Galván, Miguel Ángel Raimondo, Ricardo Bochini; Agustín Balbuena, Eduardo Maglioni y Daniel Bertoni. En el final del partido ingresó Alejandro Semenewicz por Daniel Bertoni.

El partido se planteó muy difícil, la iniciativa la tomó Juventus, que tuvo jugadas de peligro contra el arco de Pepé Santoro. Habría también un penal no sancionado sobre Maglioni.

Comenzada la segunda etapa el “local” tendría un penal a favor regalado por el juez belga, cuando “El Negro” Galván iba de forma lícita. Por suerte Cuccureddu lo ejecutó por encima del travesaño.

El Rojo tendría luego un tiro libre peligroso que se iría al lado del palo.

Quedaban 10 minutos de juego cuando aparecieron los jóvenes genios de Independiente. Bertoni tomó la pelota en mitad de cancha y jugó con Bochini, quien luego de quitarse a un hombre de encima tocó nuevamente hacia “Petete”, Bertoni volvió a jugar hacia Bochini, que ya adentro del área se la empaló al arquero italiano Dino Zoff (que llevaba un récord de imbatibilidad) para poner el 1 a 0, muy festejado por la hinchada argentina que se acercó al Olímpico, integrantes de la Fragata Libertad.

El Orgullo Nacional resistió los ataques italianos y terminó levantando la ansiada Copa Intercontinental.

El Rojo de Pipo Ferreiro ganaba su primera Intercontinental, con todo en contra. Pudo haber sido la segunda, de no verse tan perjudicado frente al Inter en 1964.

Se adjudicaba la Triple Corona internacional del año (Libertadores, Intercontinental e Interamericana) y se cansaría de ser el club más copero del mundo por décadas.

Independiente también tiene el lujo de haberse consagrado campeón en infinidad de estadios míticos: Doble Visera, Centenario de Uruguay, Maracaná de Brasil, Defensores del Chaco de Paraguay, Olímpico de Roma, Nacional de Chile y Olímpico de Tokio.

Solo 4 días después, jugaría el Clásico de Avellaneda en cancha de Racing, donde levantó la copa y le ganó al local por 3 a 1 con goles de Bertoni, Maglioni y Sá.

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80