Seguinos en nuestras redes

Columna de Opinion

Crear un clima virtuoso

El libertadores de América aguarda por el fútbol

“El futuro reserva algo mejor, siempre que tengamos el valor de seguir intentándolo, seguir trabajando, seguir luchando” (Barack Obama).

Como socios y simpatizantes nos fuimos acostumbrando a las malas noticias.

Cada día nos enoja y frustra un poco más, la sucesión de situaciones negativas acerca del acontecer diario de Independiente.

El conflicto, como una telaraña en la cual quedamos todos atrapados se instaló como la cultura de la institución hace ya muchísimos años.

Debemos saber que nada bueno se construye desde el enojo y la pelea y que de nada servirá quedarnos una vez más en la queja y menos aún como espectadores.

Las crisis son siempre oportunidades y aunque parezca una frase remanida debemos incorporar que es así. Hacernos carne de ella.

Son las crisis, las tensiones, los problemas lo que nos impulsa en la vida para adelante y hace que nos superemos. Así es en el ámbito privado y así lo debe ser en la vida asociativa. Por ello debemos rechazar la falsa premisa de “ cuanto peor mejor”, porque ello, nos lleva a repetir una vez más la ilusión que efectivamente existen soluciones mágicas con líderes o dirigentes omniscientes y omnipotentes que tengan todas las respuestas y soluciones.

La primer buena noticia para todos entonces es saber que ello no existe.

Igual que a todos, me encanta recordar las buenas épocas y las epopeyas de finales y goles increíbles.

Celebrar, respetar y homenajear a los protagonistas que nos hicieron felices desde el campo de juego y desde la dirigencia.

Me importa también tener bien claro quiénes nos encandilaron y nos defraudaron generando alegrías repentinas que como ilusiones infantiles se desvanecieron ante la primer brisa.

Unos y otros no deben ser olvidados y por el contrario, y en el futuro debemos recordarlos, tenerlos presente. Ponerlos como espejos enfrentados y así saber cada día de quien debemos tomar lo bueno y de quién no.

Pero nuestro pasado no es la meta de llegada sino que él es nuestro punto de apoyo.

Poder tener nuevas páginas de gloria requiere saber que somos en la actualidad y que podemos ser

Independiente es un club cuyo núcleo son sus 84.000 socios. Es por su envergadura el tercero en la Argentina. Su presencia impacta en sus socios pero también y mucho en la comunidad en general.

Tomar conciencia de ello implica un grado de responsabilidad mayúsculo a la hora de pensar que club queremos proyectaŕ.

Hace pocas semanas en una transmisión de SoydelRojoLive por Instagram en un extenso reportaje el Ruso Verea dijo algo muy cierto cuando le preguntaron por la mística y la pertenencia. El recordó que ir a la cancha era algo grato. Era una adrenalina positiva. Se iba seguro de lo que se iba a encontrar. Que obviamente al ser fútbol siempre podían pasar cosas, pero que incluso al perder más allá de la tristeza por el resultado había satisfacción por lo que se veía, lo que llegaba del campo de juego. Y eso no está más.

De eso se trata entonces.

De poder volver a construir un Independiente con pies sólidos, comenzando por un ordenamiento institucional ya que recuperando la seriedad, la participación en la planificación y en la toma de decisión, el respeto a la palabra dada, la transparencia en el actuar, la profesionalización en la gestión y la modernización acorde al presente y futuro las respuestas económicas y financieras llegarán y todo ello será lo que traerá luego los éxitos deportivos ansiados.

Pensar al revés será repetir los errores de muchos años que tanto nos cuesta enfrentar y digerir hoy.

Estamos transitando ya un tiempo preelectoral entonces el desafío es mayor aún.

Debemos empezar a crear un clima virtuoso. Un espíritu optimista y una actitud pro positiva basada en la realidad.

No hay fórmulas mágicas y no habrá salvadores únicos de la historia, ya lo sabemos.

Es hora de crear una nueva cultura de participación sostenida en el diálogo. Una conversación cuyos objetivos esté por encima de quienes lo lleven a cabo.

Un diálogo que propicie el encuentro definitivo en el cual el interés general honestamente esté por sobre lo personal.

Claro que es posible. Yo si creo. 84.000 socios también.

@clauavruj

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80