Seguinos en nuestras redes

Columna de Opinion

Feliz día del amigo, Rojo de mi vida

De todas las canciones que llevamos bien adentro y que cantamos con pasión sincera cuando nuestro equipo aparece desde el túnel, la que dice ¡Rojo mi buen amigo… esta campaña volveremos a estar contigo….! es la que más nos sensibiliza, hincha el pecho, conecta con la inmensa y anónima muchedumbre en la cancha, es la que nos hace vibrar de pies a cabeza.

Y no solo eso. Cuántas veces en soledad estas estrofas nos sorprenden cantandolas en silencio y nos lleva a rememorar partidos, equipos, goles, jornadas con amigos y familia.

A mi me pasa seguido.

La imagen que viene a mi mente siempre es de un domingo soleado, de tribuna colmada, de papeles rojos cubriendo el campo de juego, acompañando la fila india de los jugadores rumbo al círculo central a saludar con los brazos en alto en una coreografía única e inimitable que tiene derecho de autor.

Y me ocurre como a cada uno de los que amamos a Independiente que sentimos que ese saludo es personal.

No son brazos alzados sin destino, por el contrario se enlazan vaya uno a saber porqué, con cada uno de nosotros. Son abrazos de amigos, únicos, imposible de ponerles palabras.

Es que hay una ligazón muy profunda que une fuerte e indestructiblemente al hincha con su club.

Estamos unidos de manera incondicional, por sobre el respeto y la idolatría a los jugadores y a los dirigentes de turno. Es una relación inspirada en lo más noble, sin intereses ni hambre de poder alguno.

Cantamos esa canción porque hay una lealtad que justamente es la de los amigos. Que tiene que ver con lo más profundo, con identificaciones, con motivaciones personales que encuentran sentido en la mancomunión y en los sueños compartidos.

Ayer releía a Roberto Fontanarrosa en el día de su aniversario de fallecimiento, y el negro que era genial y apasionado del fútbol como pocos decía hablando acerca de su amor a su equipo: “Es mi prioridad. No me vengan con el cumpleaños de Mamá. Yo me voy a la cancha, eso es innegociable. Décadas yendo al estadio sin importarme si iba puntero, por el medio o último”.

Los amigos son los amigos de la vida, pero sin duda aquellos que vienen de los años primeros y aquellos que se cruzan en momentos cruciales son los que consideramos “los amigos”.

La elección de un equipo, de un club está en nuestra identificaciones primarias, todos podemos narrar cómo nos hicimos hinchas siendo muy pequeños y también mil y una anécdotas más todas llenas de sentimientos igual que con los amigos.

Y porque uno es incondicional con los amigos, estamos y estaremos para celebrar cada día y en especial en el Día del Amigo com nuestro club para reafirmar nuestra lealtad, nuestras convicciones y principalmente nuestro amor.

Estamos para cuidar esta relación con Independiente, para verlo de pie, grande y orgulloso. Y para mostrar que nos sentiimos honrados de ser su amigo.

Cierro estas líneas con el grande de nuestro Eduardo Sacheri: “Hay quienes sostienen que el fútbol no tiene nada que ver con la vida del hombre, con sus cosas más esenciales. Desconozco cuánto sabe esa gente de la vida. Pero de algo estoy seguro: no saben nada de fútbol”.

Nosotros si sabemos.

¡FELIZ DIA DEL AMIGO ROJO DE MI VIDA!

@clauavruj

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80