Seguinos en nuestras redes

Columna de Opinion

Miremos hacia adentro

“Quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia”.

Desearía que esta frase del escritor y filósofo Aldous Huxley no se cumpliera. Desafortunadamente no es así y su constatación la vemos a diario y en muchos sentidos de nuestras vidas. No aprendemos o aprendemos mal.

Sería extraordinario al menos que lo supiéramos hacer aquí en el mundo Independiente con los temas que nos son propios. Sería maravilloso ver que aprendemos.

Junio nos trae fechas que no debemos dejar de recordar.

El 15 de junio de 2103 descendimos, y el 11 de junio de 2014 en La Plata volvimos a nuestro lugar.

Confieso algo que me llamó la atención. Prácticamente en todo el día no encontré para leer en ningún lado que habla de nuestra cotidianeidad alguna semblanza al respecto. Por el contrario mis amigos vecinos se encargaron de recordarmelo.

Es un error. Ese pasado triste no debe ser ignorado, se debe ser valiente y mirarlo para poder primariamente reconocer que “eso nos pasó” y así intentar aprender las lecciones porque: fue desde adentro que se construyó esa parte grave de la historia.

¿Cómo pasó? ¿Qué se hizo y que se dejó de hacer para que aquello sucediera? ¿Qué caminos tomamos ahora para no repetir? son las primeras preguntas profundas de muchas que debemos formularnos de cara al futuro. Porque no seríamos honestos con nosotros mismos si solo nos quedamos con los recuerdos de gloria. La historia es una y en continuado, con lo bueno y lo malo. No se la niega y no se la deforma.

El célebre psicólogo Carl Jung, dice: “Quien mira hacia afuera sueña. Quien lo hace hacia adentro despierta”.

De esto se trata.

Paradójicamente y como si fuera un placer morboso autodestructivo que ya es parte de nuestro ADN asistimos a un tiempo aciago de agravios, descalificaciones, críticas y lamentos lanzados al aire que más allá de la catarsis personal y el chismoseo que genera nada bueno e importante trae.

No son aportes. No suman. No agregan valor.

Son sinsentidos que erosionan y deterioran más la imagen de Independiente hacia afuera.

Necesitamos cambiar el club y para hacerlo hay que animarse a cambiar seriamente. Profundamente. Cada uno.

Generar con valentía y sinceridad una nueva cultura, que recupere lo bueno y hermoso que nos hizo grandes y le agregue lo maravilloso de nuestro tiempo y sus posibilidades con hombres nuevos que puedan llevarlo a cabo.

Aire fresco que renueve, que comprenda las necesidades del momento, que pueda mirar para adelante entendiendo las exigencias re vinculando a las nuevas camadas y generaciones de socios y socias, Fundamentalmente con los que nada o muy poco han podido disfrutar.

Vale la pena repetir:

Quien mira hacia afuera sueña. Quien lo hace hacia adentro despierta”.

@clauavruj

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80