Seguinos en nuestras redes

Columna de Opinion

Recalculando 2020

El Rojo vuelve a entrenar el 2 de enero con técnico nuevo, jugadores y referentes con chances de emigrar y un presente futbolístico a revertir de inmediato.

Silvio Romero

Otro año comienza e Independiente, por el momento, tiene más dudas que certezas. No es el único club que pasa por esto, claro está. El Rojo vuelve a entrenar el 2 de enero con técnico nuevo, jugadores y referentes con chances de emigrar y un presente futbolístico a revertir de inmediato. Mientras tanto, la sombra de la Secretaría Técnica sigue asomando por la sede de Mitre y la posibilidad de incorporar un psicólogo deportivo para el plantel parece avanzar a paso firme.

​Lucas Pusineri fue el elegido por la Comisión Directiva para hacerse cargo del plantel profesional en una disputa que finalmente fue cabeza a cabeza con Mauricio Pellegrino. El campeón de 2002 trabajó en Cúcuta Deportivo de Colombia en 2018, llevándolo a la primera categoría, y en Deportivo Cali, del mismo país, durante 2019. En total dirigió 108 partidos con 58 victorias, 26 empates y 24 derrotas, con una efectividad del 61%. Como dato de color, Pellegrino, en su paso por la institución de Avellaneda en 2015/2016, obtuvo un 62% de efectividad.

​De todos modos, sería ingenuo comparar los números de Pusi en Colombia con lo que pueda pasar en Independiente. Más aún cotejarlos con los obtenidos por Pellegrino en sus últimas experiencias como DT. Realidades completamente diferentes. Sin embargo, teniendo en cuenta las preocupantes versiones que mostró el equipo durante el final de la Superliga, es el momento para una persona que sea del riñón del club y conozca, entre otras cosas, la exigencia de los objetivos que hay por delante, especialmente en el plano internacional. También que tenga más espalda para aguantar un posible inicio adverso, dado que el Rojo tendrá solamente 17 días de pretemporada y tres de los primeros cuatro encuentros serán ante equipos grandes: River, Boca, Rosario Central y Racing, en ese orden. Todas esas cualidades, Pusineri parecería poseerlas.

​La devaluación del peso es un factor que será uno de los principales protagonistas de este mercado de pases en el fútbol argentino. Independiente, lógicamente, no está exento de esa problemática. Es más: teniendo en cuenta la dificultad presentada por la moneda extranjera sumado a que la relación entre varios jugadores del plantel y la dirigencia terminó bastante desgastada, lo más probable es que haya una considerable cantidad de bajas y pocas chances de que lleguen jugadores de renombre. Es por eso que Pusineri, por lo menos en su primera etapa, intentará sumar juveniles para acoplarlos a quienes se queden y de esa manera tratar de armar un equipo competitivo. También buscará que la gente lo apoye por esa “limpieza” de la que tanto se viene conversando en los pasillos del Libertadores de América desde hace varios meses.

​Además, para revertir el mal año del Rojo, el flamante técnico baraja junto a los dirigentes la posibilidad de sumar a un psicólogo deportivo, una figura que en los últimos años comenzó a verse en varios clubes del país y que ya estaba instalada en el viejo continente. De nombres todavía no hay muchas pistas, pero todo indica que se concretará con el correr de los días. Lo que no avanza con la misma suerte es la famosa Secretaría Técnica, una deuda pendiente que, por ahora, más allá de las idas y vueltas que hubo con Forlán, Montenegro, Bochini y Marioni, entre otros, no prosperaría en el corto plazo. Y vale aclarar que, de formarse ahora, ya estaría en falta dado que el nuevo técnico fue elegido por las autoridades del club.

​Con el cambio de año las esperanzas se renuevan y de la mano de San Lucas el Rojo intentará dar vuelta la página. Cuerpo técnico nuevo, plantel rearmado y un equipo que trabaja para sanear las arcas del club. Los desafíos están. ¿Volverán las alegrías en el 2020?

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80