Seguinos en nuestras redes

Retro

El primer campeonato que no fue (1932)

Un día como hoy, en el año 1932, Independiente perdía la oportunidad de quedarse con su primer campeonato de Primera División, al caer en el desempate ante River. El Rojo fue el dominador del certamen y lo tenía prácticamente ganado hasta que un acto inmoral lo hizo caer, a tal punto que terminó jugando un partido para desempatar frente a un equipo que parecía relegado fechas atrás.

El primer campeonato del profesionalismo, en 1931, lo había ganado Boca Juniors, el segundo lo lideró Independiente que se encaminaba a dar su primera vuelta olímpica.

River había gastado una fortuna en 1932, ganándose el apodo de “Los Millonarios”, quedándose entre ellos con el gran Bernabé Ferreyra, el máximo goleador de este campeonato. Comenzó bien en el torneo hasta que lo agarró el Rojo y lo goleó 5 a 0 en Avellaneda, con 3 goles de Ravaschino, 1 de Seoane y de Betinotti.

El Orgullo Nacional tenía detrás a Racing y a un River al cual llegó a sacarle 6 puntos. Los rojos, favoritos al título, no caían hacía 15 partidos y solo había perdido en 2 oportunidades, estaban en su mejor momento y nada parecía detenerlos. Además había vencido sin inconvenientes a Racing de visitante y a River de local, sus perseguidores, sin caer en ningún clásico.

Llegando a la fecha 28, Independiente visitaba a Quilmes, en un partido que sería un antes y un después. El equipo local, que se impuso por 3 a 1, se mostró muy agresivo y lesionó a las figuras rojas: Ravaschino y Seoane.

Se supo que los dirigentes de River Plate habían incentivado al equipo de Quilmes para que derrotaran a Independiente y lesionaran a sus jugadores, como una forma de seguir en carrera por el título.

Era grave el problema que tenía el Orgullo Nacional para encarar las últimas fechas, entre Ravaschino y Seoane sumaban el 60% de los goles del equipo.

Ravaschino directamente no volvió, y Seoane solo dio ventajas físicas. Pasó de ser un equipo sólido a jugar disminuido y perder partidos que no solía perderlos. Así fue como en las 7 fechas finales registró 2 victorias, 1 empate y 4 derrotas; sí, cuando en 27 fechas, antes del incidente, solo tenía 2 caídas.

A Independiente le pasaron todas en este torneo, porque hasta se pensó campeón en la última fecha, cuando un hincha de River alteró el resultado (1-1 con San Lorenzo) en los carteles de la Visera y el Rojo, que acababa de perder ante Racing, festejó un título que no era; debía ir a desempate contra River.

El Rojo pidió posponer el desempate para poder recuperar a sus jugadores. Como, por si faltara algo, no lo aceptaron, no le quedó otra volver a enfrentar a River, el mismo equipo al que había goleado 5 a 0 en Avellaneda pero que acababa de golearlo 6-1 en un contexto muy desfavorable, las esperanzas no eran muchas y no durarían ni un tiempo en el partido final en El Gasómetro: en solo 45 minutos los “Millonarios” liquidarían el pleito y ganarían 3 a 0 con goles de  Ferreyra, Peucelle, Zatelli.

Este torneo debió haber sido el primero del Rey de Copas, pero no solo significó el primer título de River sino que fue clave para su creciente popularidad… las cosas podrían haber sido distintas desde el principio.

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80