Seguinos en nuestras redes

Columna de Opinion

Por qué soy del Rojo

Por supuesto, soy del Rojo por su nombre: Independiente. También por mi viejo, y por la historia de mi infancia, sacando pecho ante los de Boca y de River de mi barrio con la superlativa cantidad de copas.

Soy de Independiente por la mística y por la magia única de la Doble Visera, y también por Bochini.
Una anécdota personal: un señor feudal de las provincias me había enjuiciado y sus jueces sometidos habían dictaminado una orden de captura nacional. Estuve prófugo. No quería rendirme a la arbitrariedad y la locura. No tenía adonde ir. Me buscaba la policía.

Ese día, el día clave en el que huía y no pisaba los sitios en los que pudieran encontrarme, se despedía Ricardo Bochini. Decidí ir a la cancha, esconderme entre la multitud.

“Y dale Bocha, dale Bocha, dale Boooo… porque te quiero te vengo a ver, aunque esta noche sea la última vez…”. Emoción, melancolía por la despedida y gratitud por haber podido estar aquella noche en la cancha. Si no hubiera sido por esa situación jurídica y policial debería haber ido a trabajar a la redacción por la noche. Pero los jefes me permitieron faltar, para no caer en un calabozo irracional y delirante.

Después se hizo justicia, y la figura penal por la que me enjuiciaban; desacato, fue derogada. Gracias a los inquisidores que decidieron perseguirme, pude asistir a aquella celebración inolvidable.

El Bocha me regaló una vez mas su hechizo, y eclipsó mis preocupaciones y las de miles y miles.

Soy de Independiente desde siempre y para siempre, porque el Rojo es para mí, la felicidad del tiempo pasado, y toda la esperanza en el tiempo bueno que ya volverá.

@MWinazki

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80