Seguinos en nuestras redes

Columna de Opinion

100 promesas y un comando

100 promesas y un comando

Se cumplen 100 días de Mando Rojo en poder de la Unidad de Agrupaciones representada en Independiente Tradicional. Primer gobierno de dicha Agrupación de socios comandando el timón del barco que es este coloso de América. “Vamos los Rojos, con huevos vaya al frente…”.

Ha zarpado esta embarcación que dirigirá hasta 2026 el Club. Han partido de un acuerdo programático, una puesta en común ante la alianza consolidada en 2021, y 100 medidas a llevar a cabo, anunciadas en la extensa campaña electoral de 2022. Los pasos concretos y a juzgar a 100 días son sólo los que respectan a organización institucional, compra-venta, contrataciones y desvinculaciones del equipo profesional de fútbol. A lo largo de 2023 se evaluará la evolución de las demás propuestas fuera del área que a todos compete e importa: la constitución del primer equipo del Club Atlético Independiente.

100 mil personas

En el fútbol cada cual cumple un rol, claro, definido. El dirigente, el entrenador y su cuerpo de asistentes, los jugadores, la hinchada -que difiere de barra-, el espectador, el representante, el medio partidario, los periodistas, los independientes y los no tanto, los medios masivos, y muy por allí debajo entre tantos intereses cruzados y alternancia de roles, el Socio. El que con su cuota social mes a mes, aunque el mundo se venga abajo, pone su aporte a la causa. Cien mil socios diablos que convierten a este Infierno en único factor de movilización.

Sabemos que un título taparía todas las desventuras y desmanejos, mientras que un mal 2022 nos pone ante un año sin jugar Copas, y el gran desafío de 2023 es cortar la ya longeva sequía de 21 años sin campeonatos locales.

Sabemos también que de las 100 mil personas que nos asociamos y sostenemos a este Club, ya sea por límite etario, geográfico o simplemente desinterés, han votado apenas 16 mil. De ellas, 11 mil y algo han creído y depositado su voto de confianza a la Unidad triunfante.

De su caudal de socios votantes efectivos, bien valdría saber cuántos se han tomado el trabajo de leer las 100 propuestas de gobierno -lanzadas en pleno combate electoral del lejano septiembre pasado- pero en lo concreto las primeras 7 refieren al plano netamente futbolístico profesional. Sumándole algunas que se entremezclan en marketing o finanzas y afectan al área, para ser benevolentes, 10 medidas en total atañen al fútbol profesional. Es decir, por lo que todos votan y juzgan una gestión al final del cuento.

Siempre para adelante

En 100 días se han incorporado jugadores pagando en dólares -faltando así a la propuesta 5 de su plataforma de gobierno-, encarado negociaciones con equipos locales y extranjeros, rescatado algunas y naufragado en otras, negociado en unas y apuestas en otros casos de jugadores prometedores. Cuestión que la promesa se convirtió en realidad, y lo que está haciendo el mando Doman se está empezando a dibujar. Depurar y contratar, con tope salarial y nuevas exigencias dirigenciales.

Inexplicable es que compremos a Quilmes un jugador y que en lugar de venderle al arquero titular del equipo, le rescindamos el contrato para que pueda ser contratado por el cervecero al instante.

Se ha ido, por desmanejos varios, la columna vertebral de 2022: Fernández, Romero, Sosa, Soñora, Benegas y podía terminar en Pozzo el desangradero. Sumada la depuración natural de quienes no dieron la talla, si no es un vaciamiento, pega en el palo y se va cerca de la averiguación de metas y cometas.

En 100 días se ha afianzado el mando en algunas campañas sociales y culturales, se ha encauzado el aún inestable rumbo de juicios e inhibiciones, y se ha desistido de cumplir con la promesa 46 de campaña, que podía sanearse con una simple decisión, la diversidad de género en el nombramiento oficialista de la Junta de Disciplina y Ética.

Luego devino la contratación de plantel técnico y el rearmado de trabajo de inferiores. Las necesidades que plantea el nuevo equipo técnico como prioritarias son las que deben atenderse, y no conocidos negocios con Vélez, Uruguay y representaciones ocultas, porque fue promesa de campaña la transparencia y digitalización de contrataciones y decisiones tomadas por la Comisión Directiva del Club. Rendición de cuentas trimestral se animaron a prometer.

Sponsors y asociados se fijaron como métodos recaudatorios inminentes pero se omiten las promesas de financiamiento e ingresos genuinos al Club que se realizaron, por ahora.

Sería el momento de ir dando a conocer e implementar los masterplan de estadio, programas e inversiones legítimas que se traen para ejercer el nuevo gobierno.

De tu querida presencia

Párrafo aparte para la elección del Comandante en Jefe, Leandro Stillitano. Una apuesta de doble entrada ya que se confía en sus conocimientos previos del paño Independiente y apuesta por el expertisse adquirido en su periplo transcordillerano. Un trabajador que se sabe rodear y esperemos deje asentado su paso como entrenador del Club en las páginas de la historia.

Con no mucho debe conformarse pero tiene noción de las bases, las raíces de este elenco estable que buscará revalidar título de Orgullo Nacional en 2023, justo el año que se cumplen 50 de ser los máximos ganadores de la Libertadores de América. Indiscutidos dominadores del continente, nuestra gran Institución requiere de manejo idóneo y un golpe de suerte para salir de sus profundidades.

A rodar

Cien días de un conocido infierno que se cuece aún antes de comenzar la batalla. Las llamas claman por resultados al debutar el año con la espada de Damocles de la buena campaña necesaria.

Nuestro rojo corazón se entrega a la supervisión expectante de los acontecimientos, a sabiendas de que deben estar a la altura. Confiamos en la conducción, le damos el mando y nos entregamos a ver por teve lo que tienen para ofrecer. Que sea fútbol, en base a pases, táctica y estrategia y vinculación asociada con pelota, ya fue un gran indicio del verano.

Que comience la acción, que bien sabemos que los pingos juegan de local o visitante, y en la cancha hay que ganar partido a partido para tomar vuelo escénico.

“… la banda quiere que el Rojo ponga huevo /para salir primeros tenemos que ganar /la banda quiere copar el gallinero /ganarle a los bosteros /y a la guardia Imperial”.

Retomar una identidad perdida. Renacer del desparpajo juvenil y la pierna fuerte y templada es un acto de convicción. El Comandante hará lo suyo, el mando dirigencial otro tanto. La zona de promesas ha caducado. Cien días han pasado. Concesión de parte otorgada. Que comience el juego infernal. Por los porotos. Volvamos a ser el símbolo triunfal.

Por Maximiliano Galín

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80