Seguinos en nuestras redes

Columna de Opinion

118 años, Rojo viral

118 años, Rojo viral

¿Qué son 60 días en un Club con 118 años de Historia? Las noticias se mediatizan. Las novedades del mundo Rojo se viralizan. Prenden o no en la célula activa que es el hincha, y se propagan a la velocidad del medio. Un espacio, un lugar de encuentro, una mesa de asado, un noticiero, una reunión de Peña, una comisión, una web, los candidatos, un reencuentro en cancha que promete el 7 de agosto, y todo ha adquirido un pulso latente de espera. ¿Se puede decir que es la calma que antecede al huracán?

¡Que se llame Independiente!

El Rojo se predispone al acto eleccionario. Cuenta regresiva activada, y empiezan a vislumbrarse las plataformas, propuestas y proyectos de cada Agrupación.

Tiempo de trincheras. El acuartelamiento para reconocer a la propia tropa. Quién juega con quién, quién quiere qué para el Rojito de nuestras vidas. Es como cuando algún familiar se agarra una enfermedad jodida, y salís a averiguar distintas opiniones de tratamientos, soluciones mágicas, más agresivos, menos, pero todo con el fin de saber quién conviene que gobierne nuestro Club. Independiente. Ese virus inexplicable que llevamos en sangre y nadie nos podrá sacar.

En el Infierno del Rojo los tiempos parecen acortarse y acelerarse a la vez. Y nadie sabe qué terminará pasando. Ni con la CD, ni con el DT, menos el mánager, un hermano atrincherado en un Castillo, otros que apoyan al Yoyo hasta el final, Gato encerrado, y la tribuna roja late fuerte. De esos saltos que hacen que estés en el aire, y un rato suspendido entre esa marea roja que alienta, canta, grita, soporta.
La espera de elecciones, el domingo se vuelve a casa con el hincha en su lugar, todos, socios y no socios, en un clásico, y con nuevo entrenador. Bueno, reciclado. Un Emperador recauchutado.

Agosto, nuestro Octubre Rojo

Empezó Agosto. Ese mes con aire de piedra fundacional en la memoria de todo hincha rojo. La muerte del Pato y la fecha de creación del Club nos tienen ante una semana sensible.

Algunos evocan a Favaloro. Otros el momento en que Evita pasó a la eternidad, o El General, o Raúl Ricardo. Nosotros, el pueblo rojo, conmemoramos al Pato José Omar Pastoriza como el artesano que brilló en su manera de mirar y entender el fútbol de Independiente de Avellaneda. Ya sea como director técnico, líder espiritual de esa manada de jugadores engreídos y pudientes, que se llevarán puesto al adversario, a fuerza de pierna y gambeta. Y también supo lucirse como jugador, darse el lujo de pasar por equipos rivales pero siempre simbolizar la estirpe, la madera, la cepa roja en su esplendor.

El Pato Pastoriza y su corazón rojo dijeron basta el 2 de Agosto de 2004. Más que en la destrucción de la Doble Visera de cemento, adjudico un antes y un después en la Historia del Rojo a aquella fecha que quizás pasó desapercibida en algún alma roja que se entretenga demasiado con la rutina y el diario quehacer. Pasa que hubo un quiebre en el Cosmos organizado independentista. El Pato se fue con sus asados y sus viejas costumbres a volver a integrar la Tierra, y nos dejó a todos culo pal norte como Condorito -otro de remera roja reglamentaria- a la espera de un nuevo conductor como él. No habrá nunca uno como El Pato. Estilo único. Y se cumplió la mayoría de edad de aquel día. 18 años sin El Pato. Igual que los títulos internacionales.

Y para colmo de celebraciones rojas, este 4 de agosto cumplimos 118 años desde que un grupo de forajidos deseosos de jugar se proclamase Independiente en un local céntrico porteño, siendo desde hace 50 ininterrumpidos el más laureado de América toda. Porque es el que más Copas tuvo, tiene y tendrá.

La Revolución Roja se libró en Octubre, como nuestra basa de creación y gestación es Agosto. Así prendió este virus en los millones que alentamos desde donde estamos.

Viral es esta época y así nos llegan las cosas. Se viraliza, nos llega un virus, pasamos a otro, y a ver cómo nuestro sistema inmune acepta al intruso. Que está dentro, del cuerpo orgánico, la Carta Magna, que hace regir la Comisión Electoral, la Junta resolutiva cuya potestad parece primar, imponer, impartir, y que toma forma y muta para regenerar sus células virales. El germen de la siguiente noticia viral.

El Rojo es viral porque apasiona y obnubila. Se reproduce como la información. A prestar atención que en un parpadeo sos cartera. Y el billete el Rojo de algún lado lo deberá sacar. El Club necesita respuestas firmes a los problemas de años.

Por Maximiliano Galin

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80