Seguinos en nuestras redes

Columna de Opinion

Los más grandes se visten de Rojo

Los dos mejores jugadores de fútbol de todos los tiempos, el astro chileno, un exitoso escritor y hasta astronautas que llegaron a la Luna supieron elegir los colores del Rey de Copas.

Diego Armando Maradona, en una nota que le hicieron en 1979, cuando tenía apenas 18 años, sostuvo: “Yo soy hincha de Independiente, pero toda mi familia es de Boca y me gustaría jugar ahí para darle algunas alegrías”. En ese año, “Pelusa” logró el mundial juvenil disputado en Tokio y fue la gran figura de la competición.

El 10 de octubre de 1993, el Diego regresó al fútbol argentino de manera oficial, tras 25 años, luego de su exitoso paso por Europa y la conquista del campeonato de mundo en México ´86 para jugar en Newell´s.

En aquel entonces, la “Lepra” visitó a Independiente en Avellaneda, un domingo a puro sol con una “Doble Visera” colmada de hinchas. Dicho encuentro correspondía a la 5ta. fecha del Apertura ´93 y culminó con victoria para el Rojo –que vestía de blanco- por 3 a 1 con un triplete de Carlos el “Beto” Alfaro Moreno.

Sin embargo, el resultado de ese partido fue anecdótico, porque en la previa el “10” encaró hacia los micrófonos y declaró: “Me dieron ganas de llorar, vine a saludar a la gente de Independiente. Yo estuve en esa hinchada. Me dura la emoción, los quiero mucho a los hinchas de Independiente. Yo viví esa época… (se agita) de Bochini, de Bertoni, del “Chivo” Pavoni… La verdad que es demasiado, les agradezco con el alma”.

En el libro “Yo soy el Diego de la gente”, resaltó: “En aquel tiempo yo estaba enamorado de Ricardo Bochini y debo confesar que era terriblemente hincha de Independiente. A los 16 años me decían que ‘los Rojos’ me querían y en esa época yo soñaba con jugar al lado del ‘Bocha’.

El Mundial de México 1986 se iba a encargar de unir a dos potencias del fútbol: Diego Maradona y Ricardo Bochini. Fue en el partido frente a Bélgica por la semifinal cuando el ídolo de Independiente -y también de Diego- ingresó por Jorge Burruchaga y en apenas 5 minutos y cuarenta segundos tocó cuatro pelotas de las cuales tres fueron pases de Maradona: “Pase maestro, lo estábamos esperando”.

En 2012, Diego Maradona participó de un amistoso en Tigre junto a Sergio Agüero, Erik Lamela y en aquel entonces gobernador Daniel Scioli. Por un lado estaba el equipo de “Villa La Ñata” y por el otro, un mix. En ese partido el ex-Barcelona y Nápoli, entre otros, decidió colocarse la camiseta suplente blanca de Independiente que utilizaba en el corriente torneo del fútbol argentino. Una prueba más de la “Simpatía de Dios por el Diablo”.

Lionel Messi

Con respecto a la imagen del mejor jugador del mundo con la camiseta suplente de Independiente cuando era chico, aclaró tras una pregunta de su compañero de Selección y asiduamente de habitación, Sergio Agüero: “Yo siempre usaba camisetas de fútbol de chico y esa era una de las que me gustaba, me parecía linda”, sostuvo. Como escribió Luciano Olivera, autor de “Aspirinas y Caramelos”: “Leo, esa camiseta tiene poderes, acabás de firmar un pacto con el Diablo”.

Iván Zamorano

La relación de afecto entre el mítico delantero chileno y el Rojo no es de ahora: “Mi pasión por Independiente nació después de conocer a una familia argentina que vivió con nosotros en casa. Me enamoré del Independiente campeón. Marangoni, Bochini, Percudani. El mejor equipo de la historia”, comentó el gran referente del fútbol sudamericano en Club 947.

A su vez, el exdelantero del Inter, aseguró que le dolió mucho el descenso del conjunto de Avellaneda: “Sufrí como nadie. Si el equipo no se relaja y sigue creciendo, va a ascender. Me hubiera gustado jugar en Independiente, porque la gente siempre me transmitió mucho cariño” sostuvo “Bam Bam” en los momentos previos a que el Rojo volviera a la Primera División.

Tenía 12 años cuando mi papá trabajaba en Coca Cola y jugaba torneos de fútbol internacionales que organizaba la empresa. En una oportunidad ese campeonato se disputó en Chile y nos tocó apadrinar a la familia de un jugador argentino. Ellos se quedaron un tiempo viviendo en casa. Eran todos fanáticos de Independiente y me regalaron la camiseta. A partir de ahí surgió una pasión que yo y mi padre conservamos hasta hoy”, recordó el exdelantero del Real Madrid.

Stephen King

En los primeros días de septiembre del año pasado, apreció Stephen King, el reconocido escritor estadounidense, con un mate de Independiente en una escena de la película “It, capítulo 2” que sorprendió a todos los fanáticos del Rojo. Este acontecimiento se debió a que el director de la misma es el joven cineasta argentino, Andy Muschietti, no sólo un especialista en el género de terror, sino también en difundir los colores de su pasión a través del autor de “El Resplandor” y “Mientras escribo”, entre otras novelas de renombre.

El día que el Rojo llegó a la Luna

La curiosa historia se remonta a 1969, cuando Héctor Rodríguez, secretario de prensa y relaciones públicas de Independiente en aquel tiempo decidió hacer socios honorarios a los tres integrantes de Apollo XI: “Si ellos van a ser los héroes más grandes del siglo, tienen que ser socios del club”. “Ellos” eran Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins.

La gran ocurrencia de Rodríguez fue aprobada al poco tiempo en una reunión de Comisión Directiva y comenzó a tomar fuerza. Boris Livsnosky, tesorero de la institución de Avellaneda en aquel año, declaró a La Nación: “Nosotros teníamos un vínculo con la embajada de Estados Unidos, porque Independiente siempre tuvo un gran desarrollo cultural. Tomamos contacto a través de Héctor Rodríguez y decidimos mandarles banderines a los astronautas. El objetivo era que llevasen algo de Independiente en su viaje y así convertirnos en el primer club del mundo en llevar su banderín a la Luna”.

La idea del secretario de prensa y relaciones públicas tuvo aceptación en el club y de ese modo, Aldrin, fue afiliado al número 80.399, mientras que Armstrong tuvo el 80.400 y por último, Collins el 80.401. De esta manera, los tres astronautas que estaban por emprender el exótico viaje a lo más alto, ya eran parte del club más grande de América.

Además de los conjuntos de Independiente que les envió la institución a cada uno, también les regaló un banderín del Rojo. Dicha flámula fue parte de uno de los históricos acontecimientos de la humanidad. En noviembre de 1969, Héctor Rodríguez fue invitado a participar a una reunión que se realizó en la embajada de Estados Unidos en la Argentina con motivo de una gira mundial para celebrar la hazaña. Allí fue cuando Armstrong le aseguró al dirigente que el banderín del club realizó todo el viaje a la Luna con ellos.

@tomasrobbio

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80