Seguinos en nuestras redes

Columna de Opinion

Pedro Lovell, el jugador del Rojo que se enfrentó con Ken Norton y fue el primer rival de Rocky Balboa

A 115 años de su creación, las historias que involucran a Independiente son incontables. Muchas de ellas, principalmente las de éxitos deportivos, fueron muy bien documentadas gracias al trabajo de historiadores y periodistas. Sin embargo, aún hoy, hay muchas otras que nunca fueron contadas o fueron contadas por la mitad. Por eso los invito a conocer la historia de Pedro Lovell, el jugador de la reserva de Independiente que tuvo una vida de película.

Empecemos por el principio. Norman Ismael Lovell, esclavo afroamericano de la isla caribeña de Barbados, llegó a Argentina a principios del siglo 20 en busca de una mejor vida. Aquí tuvo dos hijos que se dedicaron al boxeo: Santiago Alberto y Guillermo. Alberto fue campeón olímpico de los pesos pesados en Los Ángeles 1932 y campeón argentino y sudamericano como profesional. Guillermo fue medalla de plata en Berlín 1936 en la misma categoría que su hermano, pero solo disputó tres peleas como profesional. Alberto tuvo dos hijos: Santiago Alberto Jr., quien llegó a los cuartos de final en la categoría pesado en Tokio 1964 y tuvo una digna carrera como profesional, y Pedro Osvaldo, el protagonista de la historia de hoy.

Pedro nació el 8 de junio de 1945. Se crió en Bernal, Quilmes, y dio sus primeros pasos en el deporte como basquetbolista del Club La Bernalesa. De allí se pasó al fútbol, donde jugó en las inferiores de Independiente: en 1964 se desempeñó en la cuarta división y en 1965 y 1966 lo hizo en la tercera (actual reserva), compartiendo entrenamientos con el plantel de Primera División que venía de ser campeón de la Copa Libertadores por primera vez.

“Independiente campeón Copa Libertadores 1964”


Jugaba de seis, era un central, flaco y alto (NdR: 1,91). No era muy rápido, pero sí anticipaba bien, era aguerrido y, lógicamente por su altura, iba bien de arriba. Pero bueno, en ese momento estaban jugando (Juan Carlos) la
Garza Guzmán y (Jorge Alberto) Chivita Maldonado, dos jugadores de gran valía, por lo que él no tenía lugar. De cualquier manera, estaba súper contento de estar en el plantel porque era hincha de Independiente”, cuenta Ricardo Elbio Pavoni. El Chivo llegó a Independiente proveniente de Defensor Sporting en 1965, el mismo año que Pedro compartió el plantel con Primera, y forjaron una amistad.

Él siempre hablaba de boxeo. A veces llevaba los guantes de box al vestuario y hacía un round con (Ruben Marino) Hacha Brava Navarro o con el que se quisiera prender. Sin nada profesional, al contrario, era todo un juego. Ya demostraba que tenía dotes de boxeador, primero por la altura, segundo porque tenía brazos largos y tercero porque le encantaba”, agrega el ganador de nueve copas internacionales con el Rojo.

“Rubén Marino ‘Hacha Brava’ Navarro”


Como no podía ser de otra manera, el juego de manos casi termina mal: “Una vez Pedro le pegó sin querer a
Hacha Brava Navarro y éste, que era vivísimo y bravo, se enojó, se le fue al humo y los tuvimos que separar (risas). Pero bueno, no paso absolutamente nada. Pedro era un buen chico y había un buen grupo que nos llevaba a todos los nuevos de la mano”, recuerda risueñamente Pavoni.

En 1966, con la llegada de Antonio Faldutti a la dirección técnica del Rey de Copas, se hace una limpieza del plantel y Pedro queda libre. Entonces decide mudarse a Estados Unidos, donde comienza su carrera como boxeador. En 1970 debutó como profesional ganando por nocaut en el Auditorio Civic de San José, California. En 1973 ostentaba un récord de 11-0-1 (11 KO) y le estaba ganando claramente a Terry Krueger, pero recibió un golpe en el último round que lo noqueó y le hizo perder el invicto. Apenas unos meses después, en el Auditorio Olímpico de Los Ángeles, Pedro se tomó revancha ganándole por nocaut técnico tras romperle la mandíbula. Por esa fuerte pegada tuvo apodos como el rey del nocaut, el bombardero de Los Ángeles y el rompemandíbulas.

Pedro Lovell a punto de golpear a Ken Norton

Pedro Lovell a punto de golpear a Ken Norton

El 10 de junio de 1976 se enfrentó a Ken Norton en el Centro de Convenciones de Las Vegas. Norton se encontraba rearmando su carrera luego de haber caído ante Muhammad Ali y George Foreman en peleas consecutivas, a fines del 73 y a comienzos del 74. En tanto que Pedro venía de ganar sus dos primeras peleas por puntos y ya ostentaba un récord de 16-1-1 (14 KO), por lo que era un buen probador. Luego de tres muy buenos primeros rounds en los que Lovell logró impactar golpes de poder, Norton le brindó una verdadera paliza en el cuarto y el quinto asalto y le ganó por nocaut técnico.

Norton venía de actuar en la película Mandingo en 1975 y había sido elegido para interpretar el papel de Apollo Creed en Rocky. Sin embargo, renunció al papel para sumarse al programa The Superstars de ABC, donde estrellas deportivas estadounidenses competían entre sí para ver quién era el mejor.

Paradójicamente fue Pedro quien terminó actuando en Rocky y, muy probablemente, se haya debido a esa dura derrota ante Norton. El ex jugador de la reserva de Independiente fue elegido para interpretar a Spider Rico, un vagabundo que boxea para ganarse el pan y en la primera escena de la saga se enfrenta a Balboa. En una vieja iglesia reconvertida en un lugar de veladas de boxeo de poca monta, el Semental Italiano vence a Spider por nocaut tras haber recibido un cabezazo. Luego de la pelea, ya en el vestuario y mientras toma una cerveza, Rico le dice a Balboa: “tuviste suerte esta noche”. Esas fueron las únicas palabras en el film que le cambiaría la vida a Lovell.

En épocas donde no existía internet y el acceso a la información era bastante más difícil que en estos días, el papel de Lovell en Rocky pasó bastante desapercibido en nuestro país, pero no para su amigo el Chivo Pavoni: “La vi en 1977 en General Roca, Neuquén, donde me encontraba dirigiendo luego de retirarme. La primera escena que aparece es justamente esa pelea con Rocky y al verlo dije ‘este es Pedro’. La tuve que ver dos veces porque no podía entenderlo y al final me convencí que sí, era él”.

Tras su actuación en la exitosa película, Lovell continuó con su carrera como boxeador profesional. En 1977 regresó a Argentina diciendo que iba a pelear con Ali en la cancha de River Plate, pero terminó haciéndolo en Florencio Varela ante el probador argentino Juan Antonio Musladino, a quien venció por puntos. El 15 de noviembre de ese año se retiraría con un récord de 18-3-2 (14 KO) tras perder por puntos en Anaheim, California, ante el estadounidense Mike Weaver, quien dos años más tarde sería campeón mundial de los pesados.

A pesar de tener un pequeño papel en la primera película, el personaje de Spider Rico no quedó en el olvido. En 2006 Sylvester Stallone decide relanzar la saga con “Rocky Balboa” y quería que Spider forme parte, pero no podía encontrar a Pedro. Lo buscó sin suerte durante meses. Finalmente, un amigo de Sly se lo encontró de casualidad mientras cruzaba la calle en California y pudo participar en el film. En esta sexta película, Rocky se encarga de que no le falte un plato de comida a Spider, invitándolo a comer a Adrian’s, y él le agradece dando una mano en la cocina. Luego, sobre el final del film, Spider aparece nuevamente. Primero le lee a Balboa un fragmento de la biblia antes de su pelea ante Mason Dixon y, tras la finalización de la misma, se acerca a felicitarlo por su gran desempeño.

El personaje de Spider Rico también estuvo en los últimos tres videojuegos de la saga: Rocky (2002), Rocky Legends (2004) y Rocky Balboa (2007). Además, fue parte una línea de juguetes que se lanzaron sobre Rocky.

“Muñeco de Spider Rico”


Lamentablemente, hace algunos años Pedro empezó a sufrir una enfermedad neurodegenerativa y en el año 2015 su nombre estuvo en algunos portales norteamericanos por haberse perdido tras salir de su casa en Mountain View, California. Afortunadamente, fue encontrado sano y salvo por las autoridades policiales locales.

Tal vez enterado de su enfermedad y ante la seguridad de que no podría volver actuar, en Creed II (2018) se filmó una escena en la que Rocky asiste al funeral de su amigo Spider, pero no fue incluida en la película. Parado al lado del ataúd, con los ojos llenos de lágrimas, Balboa recuerda viejos tiempos y lanza una frase que me llama mucho la atención: “Recuerdo que me dijiste que tenías esta hija, pero no podías recordar donde vive por todos los golpes que recibiste. Te entiendo”. Los ojos llenos de lágrimas, el discurso que da a entender algún problema de memoria por parte del personaje, la mención a la hija (que Pedro tiene y Stallone conoce)… todo indicaría que Sly (guionista del film) no escribió esta escena para despedir a Spider, sino a su amigo Pedro.

Pedro Lovell falleció en diciembre de 2019 en California, a sus 74 años. Este artículo está dedicado a su familia y a sus queres queridos.

@pituvilas

Leé las últimas noticias del Club Atlético Independiente

 

Continuar leyendo
Publicidad
80